CAST / ENG

Este mes cambiamos de eje temático y nos fijamos en Intersecciones, ese punto de encuentro entre diseño, arte, artesanía y proyectos personales de diseñadores y diseñadoras. Es ahí donde encontramos Tótem, un mortero firma del artista y diseñador vasco afincado en Barcelona Martín Azúa.

¿Cómo nació Tótem y por qué?
Fue un encargo de Gabriel Moragas, director de Mobles 114. Yo ya había diseñado algunos morteros de madera y Gabriel, que es un defensor de los productos y oficios locales, me propuso esta colaboración. Se trataba de una pequeña serie destinada a servir de atrezzo en su stand de la Feria del Mueble de Milán y posteriormente serían vendidos.

Tótem nos parece un gran ejemplo de diseño y tradición, ¿cómo fue la elección del material? ¿Tenías claro que debía ser de madera o te planteaste la utilización de otro tipo de material? 
Para Mobles 114 ya había diseñado un taburete que se producía en madera de castaño torneada. La elección del material es quizás la decisión más importante de un proyecto; cada material tiene su propio lenguaje y unas tecnologías asociadas. Como los morteros los haría un tornero tenían que ser piezas de revolución. Me inspiré en Brâcusi creando unos morteros tótem muy escultóricos, esculturas útiles.

¿Cuál fue el principal reto al que te enfrentaste a la hora de sacar la pieza adelante?
Fue muy sencillo y feliz, casi un juego. Buena relación con el cliente y el artesano, libertad total para hacer lo que quisiera…

Tótem fue producido por Mobles 114, ¿implicó algún desafío de producción? ¿Cuál? 
El artesano ensambló bloques de madera antes de tornear con el fin de no desperdiciar tanto material. El resultado es igualmente bonito.

Si volvieras a diseñarlo ahora, ¿cambiarías algo?
Haría otros morteros con otro concepto, pero estos están bien, los he regalado y también los tengo en casa. 

Últimamente se habla de diseñadoras y diseñadores españoles que cautivan al resto del mundo, de la falta de autoestima del diseño español e incluso hemos leído titulares como “Es el momento del diseño español”, ¿qué opinas a este respecto? ¿Qué camino estamos transitando?
El buen camino no es el del “esito”, aspirar a ser los mejores es frustrante. En España hay buenos diseñadores como en otras partes. 

¿Has tenido la oportunidad de ver la exposición? ¿Qué destacarías de ella y qué supone para ti formar parte de ella?
Estuve a punto de verla en Santiago, pero finalmente no pudo ser. Siempre es un honor participar en una exposición colectiva y más con un tema como éste.

Martín Azúa, diseñador de Tótem